inicio empresa servicios legislación Preguntas frecuentes descargas
contactar

 

 

 

MARCA COMUNITARIA


La creación de un mercado único en la Unión Europea ha acrecentado enormemente el libre tráfico de productos y servicios entre sus naciones. De esta forma se ha entendido que la Marca Comunitaria es una herramienta básica para su circulación, facilitando así los intercambios comerciales y la apertura de mercados.

La Marca, hasta su normalización europea, concedía derechos territoriales limitados a un estado determinado, incompatible con la creación de un mercado único y del pretendido espacio económico libre para intercambio de productos, mercancías y servicios, haciendo imprescindible la implantación de un sistema que facilitase los mecanismos para que ésta cubriese todo el ámbito europeo.

El 20 de diciembre de 1993 el Consejo de la Unión Europea aprobó el Reglamento Nº 40/94 sobre Marca Comunitaria, logrando así que ésta se convirtiese en la representación insignia que sirve para diferenciar productos y/o servicios en todos y cada uno de los Estados miembros de la Unión Europea, por lo que se puede decir que la misma tiene un alcance territorial bastante amplio con relación al límite territorial que cubre. Pueden ser individuales o colectivas, denominativas, mixtas y gráficas, y se admiten las tridimensionales.

Debemos recordar que la Ley 17/2001 de Marcas, que regula este sector de la propiedad industrial en nuestro país, se redactó de acuerdo a las normas aplicables en los Estados comunitarios, por lo que unas y otras no difieren demasiado.

Cualquier persona jurídica o física, estará legitimada para solicitar la Marca Comunitaria(con los requisitos burocráticos establecidos al efecto). Producirá los mismos efectos en el conjunto de la Comunidad , por lo tanto sólo podrá ser registrada, denegada, cedida, anulada, caducada o prohibido su uso para todos los Estados unionistas de forma conjunta.

Igual que para el caso nacional, podrán considerarse marcas todos los signos que puedan ser objeto de una representación gráfica, en particular las palabras, incluidos los nombres de personas, dibujos, letras, cifras, colores y combinaciones de colores, marcas sonoras o frases musicales etc., siempre que sean apropiados para distinguir los servicios y productos propios de los de otras empresas. La marca comunitaria confiere a su titular el derecho a su utilización exclusiva en el tráfico económico, y ejercer todas las acciones necesarias para que este derecho sea efectivo.

Países que comprende:

Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Italia, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rep. Checa, Rumania y Suecia




contactar