inicio empresa servicios legislación Preguntas frecuentes descargas
contactar

 

 

 

PROPIEDAD INTELECTUAL


La propiedad intelectual es el conjunto de derechos que puede poseer una persona física sobre las creaciones de la mente, refiriéndose por la misma a las invenciones, creaciones artísticas o literarias, símbolos, nombres, imágenes o dibujos, e, incluso, modelos utilizados en el comercio. Su propiedad se obtiene mediante el conocido como derecho de autor.

El derecho de autor abarca obras literarias y artísticas, y están a su vez relacionados con los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes sobre sus interpretaciones o ejecuciones, los derechos de los productores de fonogramas sobre sus grabaciones y los derechos de los organismos de radiodifusión sobre sus programas de radio y de televisión.

Se pueden solicitar sobre todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro, comprendiéndose entre ellas libros, folletos, impresos, conferencias y cualquier obra de la misma naturaleza, composiciones musicales, obras dramáticas y cinematográficas, esculturas y obras de pintura; proyectos, planos y demás obras arquitectónicas o de ingeniería; mapas y diseños de topografía; obras fotográficas; programas de ordenador.

Se considera sujeto de derecho a los autores, considerándose por tales a las personas físicas que crean alguna obra literaria, artística o científica. Aun así, se podrán beneficiar las personas jurídicas de la protección que esta Ley concede, en el caso de existir una relación laboral entre el autor y la empresa, o de haberse realizado una cesión de derechos a favor del ente jurídico. Corresponden al autor los derechos irrenunciables e inalienables de determinar y decidir si su obra ha de ser divulgada, modificar la obra respetando derechos adquiridos por terceros, así como exigir el respeto a la integridad de la obra y el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de su obra en cualquier forma; reproducción, distribución, comunicación pública y transformación

La duración de los derechos de explotación de la obra durará toda la vida del autor y cincuenta años después de su muerte, como mínimo, para todos los países firmantes del Tratado de Berna; puede variar según el país, siendo en España hasta 70 años después de la muerte. Sin embargo en los casos en los que el titular de la creación es una persona jurídica, la duración de los derechos mencionados serán de setenta años desde la divulgación de la obra protegida. Para las grabaciones audiovisuales y fonogramas la protección será de cincuenta años y para fotografías, de veinticinco años.

El Convenio de Berna y la Convención Internacional de Ginebra para la protección de las obras literarias y artísticas ratificado por España en 1.971, permite una extensión de los derechos a los países a los cuales se aplica el presente Convenio. Constituyendo así una Unión Internacional para la protección de los derechos de los autores sobre sus obras. Se adquieren por el registro efectuado ante el Registro General de la Propiedad Intelectual , el cual tiene por objeto la inscripción de los derechos relativos a las obras protegidas por la Ley , así como los actos y contratos de transmisión, modificación o extinción de derechos reales y de cualquier otro acto.




contactar